Negociemos Compartimos conocimientos y experiencias en Negociación

Aversión a la pérdida

En su libro “Pensar rápido, Pensar despacio” Daniel Kahneman luego de muchos años de investigaciones, miles de pruebas de campo y de interacciones con otros estudiosos del tema, explica de manera muy simple y didáctica, como funciona nuestra mente.
Daniel Kahneman, sin ser economista, obtuvo el Premio Nobel en el año 2002 por sus aportes a la Teoría de la Decisión.
Lo curioso es que Él confrontó bastante con algunas ideas de los economistas y resulto obteniendo un Nobel en ese campo.
Hagamos este juego, extraído de su libro:


Un vendedor de palas para sacar la nieve las vende a 10 pesos c/u, luego de una nevada muy intensa, eleva el precio a 15 pesos sabiendo que la demanda se incrementaría.
¿Que le parece esta actitud?
1) Perfectamente lícita
2) Aceptable
3) Injusta
4) Muy injusta


Seguramente si somos como la mayoría de la gente que contestó este juego, diremos que es injusta o muy injusta.
Desde el punto de vista de la economía, la Ley del Mercado explica que es perfectamente licito lo que hizo el vendedor, a mayor demanda mayor precio, por el contrario, a menor demanda menor es el precio.
Sin embargo, a los compradores les parece muy injusto ese aumento del precio, porque según sus estudios y lo explica en su Teoría de las Perspectivas, el vendedor impone una pérdida al comprador, no porque deba hacerlo, sino porque puede hacerlo.
Y la Teoría de las Perspectivas explica que los seres humanos somos excesivamente reacios a perder, esto se conoce como aversión a las pérdidas.
Las pérdidas pesan mucho más que las ganancias y tanto es asi que preferimos no perder antes que ganar.
Se sabe además que dicha aversión no tiene que ver con el patrimonio de la persona, podrá tener un patrimonio muy abultado, sin embargo, no tolerará perder aunque la pérdida sea inmaterial o trivial en relación a su patrimonio.
Habremos escuchado decir o simplemente dijimos ¡mira que miserable con todo lo que tiene no quiere perder ni un mango!!!
Pues ahora se sabe que es una condición humana, no nos gusta perder.
Sus comentarios y experiencias enriquecen, no dejen de hacerlos!.


Hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 ideas sobre “Aversión a la pérdida”